domingo, 20 de junio de 2010

Quíen quiera entender, que entienda.

No pensaba escribir nada en el blog porque últimamente ando un poco liadillo, pero la verdad es que después de hablar con un amigo me he puesto a reflexionar, y quiero compartir esto con quien me quiera leer.
Últimamente en las encuestas que realiza el Centro de Investigaciones Sociológicas, podemos observar como para la ciudadanía “la clase política y los partidos” son el tercer problema que tiene este país.

Yo como militante de un partido político, y también como ciudadano, me muestro totalmente preocupado ante un dato como este. Pero me pongo a pensar, y lo triste es que entiendo a quien piensa así. Y no sólo entiendo, sino también en mayor o menor medida, lo comparto.

Bajo mi humilde opinión, si existe este problema en nuestro país, no es sólo por cuestiones como la corrupción política y empresarial (que evidentemente tiene un alto grado de responsabilidad). Pero el problema viene derivado por otras razones también como el propio sistema político y de la servidumbre que existe hacia los propios partidos políticos, un especie de corporativismo que huele muy, muy, muy mal. ¿Para cuando una reforma electoral que cambie el parlamentarismo por un sistema presidencial? ¿Para cuando un sistema de listas abiertas que impida las batallas existentes en el seno de los partidos políticos para ver quién se presenta en la candidatura? ¿Para cuando una Ley que obligue a los Partidos Políticos a realizar primarias cuando haya más de un candidato? Son tantas preguntas y tan pocas respuestas, que a veces a uno le hacen el preguntarse si merece la pena el militar en un partido.

Sin embargo, siempre llego a la misma conclusión. Hay que luchar, luchar y luchar, ¿y después? Seguir luchando. Hay que cambiar este mundo tan injusto. Y para cambiar esto, es necesario cambiar la forma de hacer política en este país, y para ello, como decía en este mismo espacio el 30 de octubre, el PSOE necesita un giro de 180 grados necesita personas autocríticas frente a gente autocomplaciente. Necesita una renovación, y a través de un instrumento tan útil (y desgraciadamente también muy mal usado, esperemos que por poco tiempo) como es la política, hacer una revolución hacia la justicia social.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

http://www.publico.es/espana/324845/reforma/electoral/variara/representacion
¿Ese es el PSOE que persigue la justicia social? Deja que me ría (por no llorar...).
La reforma electoral que necesita España es la que haga que los votos de todos españoles valgan igual.
Lástima que las ideas tan utópicas que defendeis en las JSE sean tiradas a la basura por los "mayores" en pro de mantener el poder.
Un país en el que la voluntad de una importante parte del pueblo es callada por la hipocresía de los dos partidos mayoritarios no puede considerarse democrático.

Javier Álvarez Montero dijo...

Primero antes de nada deja que puntualice una cosa, la reflexión que he realizado no tiene nada que ver con las Juventudes Socialistas, que dudo que la dirección de las mismas las compartan (quizá mucha afiliación de base sí).

Sinceramente, en el PSOE creó que se va a producir un cambio, que acerque a este partido más a la sociedad. Habrá que tener un poco de paciencia!!! Pero habrá que seguir luchando con constancia y convicción.