lunes, 27 de julio de 2009

Un error a pagar

Desde septiembre de 2008 Carlos Dívar es presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), así como presidente del Tribunal Supremo. Fue una apuesta personal del presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, que prefirió nombrar a un presidente que fuera aceptado por el PP antes que un jurista progresista que no contará con el apoyo de la derecha.

Lo cierto es que la izquierda de este país siempre nos hemos quejado de tener una jurisprudencia de derechas. Ante la oportunidad de cambiar esta situación ZP priorizó el consenso, algo que no sentó bien algunos miembros del partido, entre los que me incluyo. Me parece perfecto el intentar consensuar las cosas, pero creo que para ello tienen que ceder las dos partes, no sólo una.

Lo cierto es que elegir a un presidente conservador y ultracatólico antes que un presidente progresista tiene sus consecuencias. Carlos Dívar unió su voto al de los vocales propuestos por el PP en el CGPJ para rechazar con el voto de calidad, tras un empate, el dictamen favorable de este órgano al anteproyecto de Ley del Aborto. El señor Dívar priorizo su conciencia antes que la Ley, algo que es un gran error como profesional.

Lo cierto es que la no existencia de un informe por parte del CGPJ (ni a favor ni en contra, ya que se rechazaron ambos) no es vincularte. No obstante si era un apoyo importante con el que el Gobierno contaba.

Tendremos nueva ley del aborto, pues el poder legislativo es el poder soberano y en el Parlamento las cuentas parecen salir. Por supuesto el debate no acaba aquí. Tras la previsible aprobación en el Congreso de los Diputados de la nueva legislación, nos encontraremos con un recurso de inconstitucionalidad del PP ante el TC, algo a lo que este partido ya nos tiene acostumbrado cuando se amplían derechos.

6 comentarios:

Alberto Ginel Saúl dijo...

Un saludo, compañero, no sabía que tuvieras blog. Agradable encontrarte por aquí. Un abrazo.

Salud

Anónimo dijo...

Que suerte tenemos... al fin la ley del aborto. Si hubiera existido antes. Nos hubiesemos librado de unos cuantos. Asi nomas, viendo de donde vienen no los dejabamos nacer. Ahora quiero decir que como transexual me siento discriminado. En ninguna parte dice que podre abortar...

Javier Álvarez Montero dijo...

Yo alguna vez ya he entrado en el tuyo Alberto, lo único que no tengo mucho tiempo para comentar la verdad. Has entrado por la pagina de juventudes supongo. Un saludo. Salud y República.

Para quien sigue escondiendose en el anonimato. Ya voy conociendo tu vertiente nazi, de seleccionar a quien te interese, algo verdaderamente repugnante, no tiene otras palabras. Y para tu gracia de los transexuales, ahora tienen muchos más derechos de los que tenian cuando gobernaba tu querido Aznar. Ya se que si fuese x ti no los tendrian

Anónimo dijo...

Hola Javi:

De tu artículo se desprende que no tienes muy asumido eso de que hay tres poderes "independientes", legislativo, ejecutivo y judicial.

Entiendo que son muchos años de filosofía de partido único y que las ideas de Montesquieu son difíciles de aceptar desde esa perspectiva.

Hay una frase en tu comentario que me parece terrible:
"El señor Dívar priorizo su conciencia antes que la Ley, algo que es un gran error como profesional."

La ley está para servir a las personas, no las personas a la ley.

Y si una ley es mala, y en conciencia cree que es mala, es su deber decirlo, y no votar según la voz de su Amo.

Porque si no defiendes eso tan básico, tendrías que terminar aceptando que las leyes son buenas simplemente porque las apruebe un parlamento. Y el siguiente paso sería no poder decir que las leyes promulgadas por el Bundestag de Hitler son malas, ya que Hitler fué elegido en votación popular y democrática.
Cualquier persona tiene perfecto derecho a decir que una ley es mala si en conciencia así lo cree.
Dígalo Agamenón o su porquero.
Y esta ley contiene autenticas "burradas". (Dicho por muchísima gente del PSOE). Y yo así lo creo.

Jose.
soi_asi@hotmail.com

Anónimo dijo...

Si, todos los que no son progres son nazis.

Javier Álvarez Montero dijo...

Hola José. Tengo perfectamente asumida la separación de poderes. No obstante, creo que el Señor Divar ha sido un error.

¿Con que fundamentos jurídicos el Señor Divar voto en contra? ¿Acaso me dices que vale como fundamento jurídico las creencias religiosas?

Estoy totalmente deacuerdo en que cualquier persona puede decir que una ley es mala si así lo cree en conciencia. Es más, creo que no solo puede, sino que debe. El problema es que el Señor Divar no es cualquier persona, es el presidente del CGPJ, y se debe fundamentar en derecho.

Ahora debatamos sobre la ley, ¿cuales son esas "burradas" bajo tu punto de vista?