martes, 18 de agosto de 2009

La homosexualidad es duramente reprimida en Irak

Aveces cuando uno lee la prensa se da cuenta de la gran suerte que tiene por vivir en un país como el nuestro. Supongo que algo tendremos que ver los socialistas, que hemos gobernado 20 años de esta joven democracia.

Ayer leía en "El País" un artículo titulado "La violencia contra los homosexuales se dispara en Irak". Las líneas que decribian la noticia hacian referencia a un informe de la ONG Human Rights Watch, HRW (una de las ONG líderes en el mundo dedicada a la investigación, defensa y promoción de los derechos humanos, su sede se encuentra en Nueva York) que denuncia el aumento de asesinatos y abusos a manos de milicianos que actúan con total impunidad.


Homosexuales torturados y asesinados en Irak
Los cadáveres de varios hombres homosexuales han sido hallados este año en el distrito chií de Ciudad Sadr, en Bagdad, con las palabras "pervertido" y "cachorro" - consideradas términos derogatorios para homosexuales en Irak - escritas en sus pechos. Los responsables de estos crímenes (secuestros, asesinatos, mutilaciones y torturas) son precisamente las milicias chiíes radicales del líder Muqada al Sáder. En octubre de 2005, el gran ayatolá Ali al Sistani, máxima autoridad religiosa de los chiíes de Irak, se pronunció sobre la homosexualidad. "¿Cuál es su opinión sobre la sodomía y el lesbianismo?", se le preguntó. "Eso está prohibido. Castigadlos. De hecho, matadlos. La gente involucrada debe ser asesinada con la peor, la más severa, de las formas de asesinato".
El compañero sentimental de una de las víctimas mortales de esta campaña de violencia, citado por HRW, cuenta así como acabó la vida de su pareja: "Cuatro hombres armados enmascarados y vestidos de negro irrumpieron en la casa. Preguntaron por él, le insultaron y se lo llevaron delante de sus padres. Fue encontrado en el barrio al día siguiente. Habían arrojado su cadáver en la basura. Le habían cortado los genitales y le habían arrancado un trozo de la garganta".
Otro ejemplo es el de Ahmed, que tenía 14 años cuando fue ejecutado por la policía iraquí en Dora, un barrio suní de Bagdad. Sucedió en mayo de 2006, cuando cuatro agentes llegaron a su humilde casa, le acusaron de "corromper" y "escandalizar" a su comunidad y le dispararon dos veces en la cabeza. ¿Cúal era el crimen? Acostarse con hombres. Mantenia sexo con hombres a cambio de comida y dinero que luego compartia con su familia.
También Kamal, quien tenía 16 años cuando, en 2005, fue detenido por hombres armados. En el forcejeo uno se apercibió de que su torso estaba rasurado, lo que delató su condición sexual. Durante 15 días fue violado repetidamente por sus captores, hasta que su familia aceptó pagar un rescate de más de 1.000 euros. Nunca admitió ante ellos haber sido ultrajado. Kamal confiesa: "Yo vivía en Bagdad como un gay de forma abierta, aceptado y respetado por mis amigos y mis colegas de trabajo, y deseo volver a hacerlo".

Ante situaciones como estas nos encontramos con la pasividad del Ministerio del Interior y del Gobierno de Irak, apadrianado por EEUU, que no hacen nada por investigar estos crimenes en los que como hemos visto aveces toma parte la policia. Y es que el nuevo gobierno todavía no ha hecho nada por cambiar la legislación, ya que Irak sigue siendo uno de los nueve países del mundo donde esta en vigor la pena de muerte para los homosexuales. Espero que pronto esta situación cambie y se persiga a los asesinos.

2 comentarios:

Raul راؤول dijo...

Acabo de leer esta noticia. Creo que esas torturas se hacían en tiempos de la Guerra (2003-2010), el estatus legal de la homosexualidad sigue en disputa en el actual Iraq post-Saddam. La homosexualidad no es ilegal en Irak por ley, pero si es un tabú. Pero la comunidad homosexual iraquí está vulnerable ahora ya que no existe actualmente un instrumento legal que los proteja en el presente y en el futuro ya que en la nueva constitución aprobada en el 2005 reconoce al islam como fuente prioritaria del Derecho en Irak, imponiendo su supremacía, incluso, a la propia constitución. Algo que preocupa a las minorías sexuales de Irak. Esperamos que los derechos gays en Irak sea una realidad tan pronto como sea posible antes que los líderes religiosos impongan la prohibición de esta condición humana.

Javier Álvarez dijo...

Totalmente de acuerdo con lo que dices. Un saludo