martes, 9 de octubre de 2012

POLÍTICA con mayúsculas

En numerosas ocasiones me han preguntado: ¿Qué te llevó a militar tan joven en una organización política? Mi respuesta siempre clara: Creo que la política es el mejor intrumento para cambiar las cosas que no me gustan. Y esa respuesta a día de hoy, en plena crisis, no sólo económica sino también política, cobra gran significado.


Hoy en día la sociedad es tremendamente critica con la clase política, tanto que ven a las y los políticos como parte del problema y no como parte de la solución. Quizá la primera crítica venga dada precisamente de la existencia de una "clase", "casta" o "especie" diferente, "clase" que en pleno siglo XXI sigue teniendo algunos privilegios, como por ejemplo ciertas indeminizaciones (comunmente conocidas como cesantias) sin sentido, privilegios que deberían ir desapareciendo, salvaguardando al mismo tiempo los derechos, que los deben tener, de quienes se dedican activamente a la política. 

Otra cosa que tenemos que hacer desde las organizaciones políticas es acercarnos a la calle, ser parte de ella y estar con la ciudadanía, debemos implicarle a la sociedad en nuestros proyectos y hacerles participes de los mismos. Para ello tenemos que hacer que nuestro partido sea más participativo y también más democrático, y no digo que no lo sea en la actualidad, sino que podemos avanzar en ese camino con mecanismos como las famosas primarias o el impulso de listas abiertas.

Tenemos que conseguir atraer a la gente a nuestro partido, especialmente a la gente más joven. Debemos reivindicar la utilidad de la política, acabemos con los prejuicios que sobre ella pesan. Es una decisión política, en este caso de la derecha, la que ha habilitadoel abaratamiento del despido, siendo éste una ganga para el empresario; es una decisión política que los estuidiantes que estudiamos en una Universidad Pública suframos una súbida espectacular e injusta de las tasas universitarias, fenómeno conocido como "tasazo". Pero la utilidad rde la política la debemos reivindicar también desde los Ayuntamientos. Porque también son decisiones políticas el tener una escuela infantil de 0-3 años en nuestros municipios, el abrir una biblioteca en horario de mañana, el tener un deporte base digno, y otras muchas cuestiones.

Por ello, hoy en día, la política en nuestro país, también en nuestra tierra, debe pasar por lo arriba mencionado: eliminar privilegios, acercar nuestro partido a la ciudadanía y reivindicar la utilidad de la política. La política no puede ser parte del problema, debe ser parte de la solución. Entre todas y todos, hagámoslo posible.


No hay comentarios: